Los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos. La otoplastia en León es uno de los procedimientos de cirugía plástica más común elegido por los padres para sus hijos y es uno de los pocos que se realiza en menores. La cirugía de orejas puede ayudar a sus hijos a mejorar su interacción social, autoestima y evitar una infancia llena de burlas.

Se trata de un procedimiento simple y con un tiempo de recuperación corto, por lo que los niños no verán afectadas sus actividades cotidianas y mejorará significativamente su calidad de vida. Pero ¿cuándo es el momento indicado para llevarla a cabo? Cada niño es diferente y es importante tener en cuenta varios factores antes de decidir que sus hijos requieren este procedimiento.

¿Qué es la otoplastia?

La otoplastia es una cirugía enfocada a reducir el tamaño de las orejas de los niños. Generalmente es un procedimiento cosmético realizado cuando los niños tienen orejas muy grandes o fuera de proporción con su rostro; pero también puede realizarse con fines reconstructivos o funcionales para reparar algún problema en las orejas, como defectos de nacimiento, problemas en la audición debido al tamaño o forma de los lóbulos, entre otras situaciones.

Ventajas que tiene la otoplastia en León durante la infancia

Una parte importante del crecimiento y aprendizaje durante la infancia es desarrollar confianza. Esto puede parecer fácil, pero hay muchos factores que la comprometen, como las burlas y «bullying» de los compañeros de escuela y otros niños. Cuando un pequeño tiene las orejas muy grandes, este tipo de acoso suele ser mayor y tener repercusiones graves.

Esto suele ser el principal motivo por el que los padres deciden que sus hijos se sometan a una otoplastia. Pero la edad escolar parecerá muy pronto en la vida de los niños para someterlos a una cirugía plástica, sobre todo si se consideran factores como el crecimiento, que puede hacer que el cuerpo cambie. No obstante, esto no aplica con los oídos, ya que generalmente están totalmente desarrollados a partir de los cuatro años para brindar a las personas la mecánica de audición adecuada y que conservarán a lo largo de su vida.

Debido a que las orejas se desarrollan durante los primeros años de crecimiento, realizar la otoplastia no comprometer su crecimiento, como podría suceder con otras partes del cuerpo que tardan en madurar inclusive hasta la juventud. Así que la edad escolar puede ser una referencia para que los padres decidan que sus hijos requieren esta cirugía.

El cartílago joven se moldea mejor

Una ventaja de que la otoplastia se realice entre los cuatro y catorce años es la capacidad de moldeo que tiene el cartílago de la oreja. Durante los primeros años de desarrollo, el tejido que compone las orejas es más flexible y su periodo de recuperación es más rápido, en comparación con los tejidos de las personas adultas. Esto favorece al resultado de la otoplastia; ya que se puede obtener un resultado más simétrico y estético.

Mejor desarrollo emocional para el niño

Los especialistas calculan que aproximadamente el desarrollo emocional consciente de los niños comienza entre los 4 y 6 años, es cuando comienzan a conservar recuerdos de por vida que pueden afectar a largo plazo. Esta edad coincide con el fin del desarrollo de las orejas; por lo que es posible que los primeros recuerdos traumáticos de los infantes sean burlas o acoso debido al tamaño de sus orejas.

La otoplastia puede evitar estos eventos, ya que no es un recuerdo que suela quedar en la memoria a largo plazo y termine perdiéndose con otras experiencias de la primera infancia. Sin embargo, la edad de cuatro años es a veces optimista como un punto de desarrollo completo del oído y los cirujanos plásticos reconocidos en León, después de realizar un análisis del niño, pueden recomendar que esperen hasta que su hijo tenga cinco o seis años.

Otros factores que tener en cuenta

Antes de decidir si someterán a sus hijos a una otoplastia, deben tener en cuenta todos los factores involucrados, tanto las ventajas como los contras. Como que todo procedimiento quirúrgico, por sencillo que sea, conlleva cierto riesgo de complicaciones que deben considerarse. Si bien la otoplastia es un procedimiento simple realizado en tejidos no críticos y la cirugía se realiza de forma ambulatoria, el riesgo de infección y otras complicaciones deben tenerse en cuenta para tomar las medidas preventivas.

La recuperación generalmente incluye vendajes para sujetar las orejas durante aproximadamente una semana, luego hasta seis semanas más se deben usar bandas elásticas para las orejas por la noche para mantenerlas en la posición adecuada mientras se curan. Los antibióticos y analgésicos generalmente se recetan después de la cirugía y es importante que estos medicamentos se tomen según lo prescrito.

Los resultados de la otoplastia en León generalmente superan los inconvenientes. Es un procedimiento con una tasa de éxito muy alta y aunque no hay forma de saber si su hijo se ahorra la angustia de las burlas, es una preocupación menos. Si piensan que sus hijos deben someterse a este procedimiento, el primer paso es acudir con un cirujano plástico especializado para que realice una evaluación.

No todos los niños son candidatos y en ocasiones los médicos no recomiendan hasta que se determine la proporción que tienen las orejas y cómo se verán conforme crecen, ya que el tamaño de la cabeza puede hacer que en el futuro se vean diferentes.

En Guanajuato, el mejor lugar para que sus hijos se sientan a este procedimiento con los especialistas más capacitados y certificados es la Clínica Rêve, donde contamos con un equipo multidisciplinario en todas las áreas de la cirugía plástica y estética con las más altas capacitaciones y experiencia tanto nacional como internacional. Contamos con la certificación del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica Estética Reconstructiva A. C., que respalda nuestro profesionalismo y el nivel de nuestra clínica.

La Dra. Myriam Tejeda, una de las mejores cirujanas plásticas reconocidas en México, cursó su carrera universitaria en Westhill Institute en donde se formó como Médico Cirujano, y el Dr. Rubén Nieto se formó como médico cirujano con la máxima distinción, así como realizó el internado de pregrado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

Para agendar una cita para una evaluación y conocer más sobre la otoplastia los invitamos a que se comuniquen con nosotros (477) 779 0550 o por el correo electrónico [email protected] También pueden visitarnos en nuestras instalaciones en la ciudad de León, Guanajuato, donde nuestros especialistas los atenderán con gusto y cambiarán su vida.